sábado, 25 de abril de 2009

día del libro y otros asuntos



El otro día, el 23 como todo el mundo sabe es el día del libro, Miguel y William fallecieron este día, pero con una ligera diferencia horaria de unos cuantos días.

Después de comer este día preparé la bolsa para irme al campo y hacer unas fotos de bichos, cuando salía por la puerta aparece mi mujer que llega del trabajo.


-¿A dónde vas?
- me voy al campo un rato.
- ¿Es que no sabes que día es hoy?
- Nuestro aniversario, como se me va a olvidar, vengo pronto.
- Vale, vale….

Llego a unos de los lugares de trabajo, que por cierto no está lejos, hoy me he pertrechado con un antiguo objetivo canon FD de 28 mm invertido que da la posibilidad de acercarse más a los bichos o flores. La búsqueda se centra en insectos más bien diminutos, pues hoy tengo más poder de acercamiento, pero hay que añadir la problemática de que cuanto más te acercas mejor te detectan y antes se van. Me siento en el suelo rodeado de hierbas, flores, etc.… veo a un diminuto saltamontes verde y le hago el seguimiento, por fin después de varios intentos lo cazo y ya lo tengo en interior de mi tarjeta de memoria. Para mi sorpresa y al acercarle la mano salta y se sube en ella y lejos de dar un nuevo impulso e irse se queda un rato conmigo, haciendo un recorrido por la punta de mis dedos, sigo haciéndole fotos, ahora el enfoque lo hago a dedo con ligeros movimientos, con unas diez o doce creo que es suficiente y me quedo contemplando a mi nuevo amigo, al final salta y se va de nuevo a su entorno, pero, no sé porque extraña idea decido seguirlo un poco más (como si no hubiera tenido ya suficiente) se posa sobre una flor de un precioso color morado y pienso, ¡AHORA!, Me acerco mirando por el visor oscurecido…, pero para este momento, ensimismado y ajeno a mi entorno apoyo la mano izquierda sobre una piedra de un murete, como si mis extremidades a modo de trípode sujetaran mi cuerpo, ¡AHORA! Es cuando la piedra cede y todo mi cuerpo cae rodando por el otro lado del muro y siento la dureza de otras piedras en mis posaderas y mano izquierda, la derecha por arte de birlibirloque mantiene a salvo de golpes a la cámara. Son de esas hostias que hacen que te quedes unos instantes en la posición del aterrizaje valorando daños, lo que más me duele es la mano y el culo, he perdido las gafas, miro a la cámara y veo que el flash mal herido cuelga enganchado por su cable. En este momento me acuerdo de las cosas que le decía la conciencia a JuanRa Diablo, pero la mía a veces tiene doble personalidad, pues suelo escuchar la voz de mi mujer: “Lo ves, para que te vas precisamente hoy, no te está mal empleao”, antes de que prosigan sus reproches decido recoger, llego al coche y al coger la botella de agua para echar un buen trago, ¡joder, está caliente!, pues si que a hecho calor hoy.

Al llegar a casa mi mujer me tenia preparado un regalo, un hornazo de San Marcos que nos lo comimos para merendar con una onza de chocolate.


- Me e pegao una buena leche.
- Ya.

23 comentarios:

  1. Pues sí que ha sido accidentada la "caza" del "pequeño saltamontes". Al final, va a resultar que fotografiar bichillos se va a convertir en una profesión de alto riesgo.

    Espero que tu culo y tu mano estén ya en buenas condiciones para ser usados en sus respectivos menesteres. El flash es lo de menos.

    La foto, como veo siempre en tus trabajos, preciosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un lance quijotesco sin duda. Saliste como él, magullado pero con el deber cumplido. En tal día como ese no podía ser de otra manera.
    Me queda la duda de si todo fue una trampa del saltamontes o una pequeña brujería de tu esposa. Te acercaste demasiado al saltamones y te alejaste de tu mujer en el momento más inoportuno. Ambos tenían buenos motivos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, si es que es verdad, es que te lo tienes merecido por no prestar más atención a los comentarios de la señora...

    Espero que no fuera mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Menuda historia, espero que no sea nada ni lo de la camara ni lo tuyo.

    La foto es genial,es un macro magnifico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Un pequeño saltamontes la puede liar en un momento. Esto es el efecto mariposa aplicado al intrépido fotografo detrás de un bichito. Me alegro que todo haya terminado con ese estupendo pastel. Y esa maginífica foto. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. pobre!! a eso se le llama tener mala pata pero a veces la fotografia tiene estos riesgos, menos mal que la recompensa en la merienda mereció todos los tropezones previos ah! y la foto es una pasada.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía que agonía ... pensaba que estas cosas solo me pasaban a mí...

    La foto es genial y espero que se recupere tu cuerpo de tal paliza.Para el flash siempre hay remedio...LA CAMARA SE SALVO

    Saludos y feliz aniversario

    ResponderEliminar
  8. Algunas veces nos arriesgamos el físico para poder captar una buena foto. Espero que estés recuperado!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Miguel, por la foto y por tu aniversario... ;) , lo dicho, yo creo que tienes un pacto con estos bichejos para poder retratarlos así, y este me lo confirma, les das de comer de la mano... muy buena. Felicidades

    ResponderEliminar
  10. El destino, no saber que va a pasar si hago esto o lo otro, como quedara esta foto o esta otra (bueno ahora con el digital no tanto).
    Espero que no sea nada y felicidades por el aniversario y el atracon.

    ResponderEliminar
  11. Miguel: en primer lugar felicitarte por tu blog, tus macros y tus comentarios...me gustó todo...me has recordado mucho a mi en cuanto al comentario de decirle a mi esposa: ahora vuelvo...con cámara al hombro y algún equipo de más...naturaleza, ganas de fotografíar, entusiasmo y muchas ganas de disfrutar...son magnificas las fotos...me quedo por aquí un rato y te sigo en tu blog...Un abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar
  12. Wappissimo blog repleto de bichitos, que en tus fotos se ven de lo mas lindo...
    saludos

    ResponderEliminar
  13. Presento mis disculpas por no haberte podido visitar estos días, y bien que me pesa!. No obstante, no me he perdido tus fantásticas "macros", que me han hecho acercarme un pelín a esos insectos que tan poco me gustan pero que tan bien retratas.
    He seguido tus nubes, ésas que me crean dudas entre la diferencia cielo/infierno; tus textos que tan bien acompañan las instantáneas, y me he pasado por tu colección de cámaras.
    Allí he certificado que, como el niño del anuncio de la Fuji, "naciste con la cámara puesta". Aquí, que eres la humanidad personificada.
    Un besazo!.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, lo primero, no sabia que que eran días.
    Lo segundo, me encanta el bichito, confiado y explorando un nuevo mundo, como el de los dos literatos.
    Tercero: metacomunicación.
    Cuarto: Buen estado de ánimo, captado por el entorno.
    Quinto: "la avaricia rompe el saco"
    Sexto: efectos secundarios del estado ya no tan armónico.
    Septimo: mala conciencia derivada de la metacomunicación.
    Octavo y último: el dulce compensa ese estado, y sigue la metacomunicación
    Feliz día, de hecho te aportó anécdotas que contar, ¿o no? :)
    Es que he retomado la lectura de un libro y me ha salido todo esto, tú no te asustes ¿eh? jejeje...
    Un abrazo, para los dos, con mucho cariño

    Ah, y si alguna vez queréis conocer Gijón y alrededores, encantada de hacer de cicerone, dicen que se me da bien :)

    ResponderEliminar
  15. Bonito relato, casi una odisea. Y el bicho una pasada. Qué bien ese detalle junto al dedo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Bueno pues la foto por supuesto genial, muy bien el bichito ahí dominando el mundo desde tu dedo. mmm creo que por el momviento de antenas ya te advertia que... :) jajaja

    Bueno, espero que se te pasen pronto las magulladuras y me alegro que no hubiese sido mas grave para tu fisico y para tu camara. La compensacion final al menos ha sido la nota agradable y consoladora del dia ;)

    Bicos.

    ResponderEliminar
  17. Hombre, la foto es preciosa no hacía falta jugarse el tipo para ir más allá. En fin, que te mejores de las magulladuras. Un abrazo y felicidades por el aniversario.

    ResponderEliminar
  18. Joer Calata, qué susto toparme con el diablo... y descubrir que soy yo mismo!!
    Bueno, pese a mi mala fama, juro que no intercedí en nada para ese fostión.
    Cuando mi mujer peina a mi hija y ésta se queja me hace gracia escuchar cómo le dice: "Ea, para presumir hay que sufrir". En tu caso también se puede aplicar el dicho pues tu quedarías mal parado pero la foto es cojonuda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Muchisimas gracias por vuestros comentarios y por alentarme, no ha sido la primera ni será la última. El cable del flash le he realizado una reparación a base de pegamento de ese extrafuerte, del que pega muy bien, sobre todo los dedos y por lo demás bien, así que en unos días andaré de nuevo a la caza, un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Gajes del oficio, diría yo. Ahora, que el bicho mereció la leche. Yo lo que muchas veces pienso, es que pensará la gente cuando nos vea hacer este tipo de cosas, posturas imposibles, gestos raros... Creo que somos una especie rara.

    ResponderEliminar